LICENCIA DE ACTIVIDAD PARA NAVES INDUSTRIALES

Es de vital  importancia antes de alquilar o comprar una nave  industrial  saber cuáles son  las exigencias que los organismos locales y autonómicos le solicitarán para el cumplimiento de  la diversa y compleja  normativa que le es de aplicación, además de elegir la correcta ubicación para no tener sorpresas desagradables ante la imposibilidad de legalizar la instalación, ya sea de almacenamiento, producción o transformación y logística compatible con las actividades permitidas por el PGOU. La licencia de actividad para su nave industrial va a depender mucho de ello.

Una vez comprobado que la ubicación de la instalación es correcta deberemos asegurarnos del cumplimiento de la normativa de protección contra incendios, ya que esto condicionará de forma muy importante la futura legalización y que los pasos para ello no supongan un coste excesivo o desproporcionado a nuestros interese de inversión. La tipología de la nave industrial puede ser de tipo A, B, C, D y E y según la actividad a realizar calcularemos un nivel de riesgo, que nos dará la información para empezar a conocer de qué estamos hablando.

Deberemos tener especial cuidado con las naves industriales de más de 300 m2, ya que es posible que dependiendo de la actividad podrá requerir de una inversión  mayor, ya que requerirán BIES (por tanto acometida independiente de agua), sistemas de detección de incendios, protección de la estructura en el caso de ser metálica o cortafuegos en cubierta o en separación de naves si son de estructura compartida.

Solo nos queda recomendar que soliciten el asesoramiento profesional de una buena consultora especializada en el sector industrial y si su actividad se desarrolla en al ámbito alimentario busque también que sean especialistas en asesoramiento en normas de calidad y certificaciones alimentarias como IFS y BRC, materiales especiales para industria alimentaria, optimización de layout del proceso productivo, automatización de procesos, robótica industrial etc..